Menorca Net 1995-2017
SAN LUIS
Las playas de San Luis

     El litoral es uno de los principales atractivos para el turista que visita el municipio en cualquier época del año, y especialmente durante los meses de verano cuando la meteorología realza su belleza natural.
     La diversidad de sus paisajes costeros permite disfrutar, en lapsus de pocos minutos, desde la blanca y fina arena de una playa virgen hasta la visión de unos acantilados reflejándose en las aguas transparentes de una cala.
      Rafalet y Biniparratx, situadas en extremos opuestos del litoral, son las dos únicas calas que no han sufrido el proceso  urbanizador del turismo. Cala Rafalet es una cala estrecha, el mar discurre entre los imponentes acantilados que nos conducen, tierra adentro, hacia un espléndido encinar.
Biniparratx, más espaciosa, esconde el misterio de sus cuevas prehistóricas.
Las calas de Binissafúller y Biniancolla parecen haber quedado olvidadas en el tiempo, con sus típicas casetas de pescadores en plena armonía con el paisaje. Cala Binibeca también ofrece con generosidad  la posibilidad de disfrutar de una amplia playa, sin que la urbanización le haya restado su atractivo, como tampoco lo ha hecho en las dos calas anteriores.
     Punta Prima y Alcaufar fueron las pioneras, en acoger, desde los años 50 y 60, las familias menorquinas que disfrutaban del verano.
      Punta Prima, que ha sido galardonada este año con la Bandera Azul, distinción que concede la Fundadión Europea a la calidad de la playa y a los servicios que ofrece al visitante.
Alcaufar aún conserva el encanto especial de sus casas, plenamente integradas en el entorno, sín que con el paso del tiempo haya sufrido importantes transformaciones que hayan alterado un conjunto arquitectónico de gran valor.
     El poblado de pescadores de Binibeca Vell es un complejo turístico construido a partir de las formas de la arquitectura tradicional, de una blancura inmaculada, con calles muy estrechas que le confieren una estructura singular, apreciada incluso más allá de nuestras fronteras.
     "S'Algar", que se levanta en terrenos costeros de la finca de Rafalet, se ha convertido en un prototipo de urbanización turística, moderna y racional, con numerosos servicios y equipamientos.